Revista Materia
Compartir en

One Obstruction

One Obstruction: Otras (nuevas) formas de registrar la arquitectura

PorKarla Riquelme Vargas 30 septiembre 2021

El proyecto One Obstruction* del arquitecto Rodrigo Valenzuela Jerez /(E)Studio Futur@ es una reflexión colaborativa y multidisciplinaria que explora cómo representar la complejidad de la arquitectura desde el lenguaje audiovisual. Valenzuela, quien también es director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de las Américas (UDLA), convocó a ocho creadores, entre ellos artistas visuales, fotógrafos, documentalistas y cineastas, y los invitó a registrar una casa -diseñada por él- planteándoles una sola condición o limitación: que no fuera el registro típico. La idea era salir del estereotipo o “fetiche” con que se muestra el trabajo arquitectónico, traspasando esa “fascinación por lo construido” que cuestiona Valenzuela y mostrando aspectos más allá de lo físico.

Tras cuatro años, el resultado es un ejercicio visual exploratorio que abre preguntas sobre otras nuevas formas de representar lo que es la arquitectura, con mayor complejidad, incluyendo distintos momentos de una casa, desde su construcción, la mudanza, su uso, hasta la intimidad doméstica. Abordando también la idea que plantea Valenzuela, de un usuario activo, que puede tener un rol creativo en la construcción del espacio, dejando al arquitecto en un rol más estratégico y menos controlador. Así fue como lo pensó al diseñar la casa BC, protagonista de One Obstruction, que más que tener espacios fijados para distintos usos, tiene recintos abiertos, intermedios y algunos cerrados, “si era un dormitorio o una sala de televisión no estaba definido desde antes, la gracia era cómo la familia iba necesitando –y definiendo- su lugar. La casa permitía el cambio futuro”.

El lanzamiento de One Obstruction, que se aloja en la plataforma web www.one-obstruction.com, será este sábado 2 de octubre en un evento pop-up en Barco Galería (especializada en arquitectura). En conjunto con la proyección de los registros realizados por Bruno Salas, Bárbara Oettinger, Sebastián Mejía, Diego Grass, Macarena Álvarez, Emilio Marín, Francisco Jullian y Luis Ignacio Correa, se realizará un conversatorio que será transmitido vía streaming desde las 16:00 horas por el canal YouTube de la Galería Barco, con algunos de los colaboradores del proyecto y otros invitados, como la documentalista Tiziana Panizza, la abogada y crítica de cine, Ivana Peric, y el arquitecto y profesor de la Universidad de Columbia, Enrique Walker.

Aquí conversamos con Rodrigo Valenzuela sobre las motivaciones de su proyecto y sus resultados:

RM: La única condición para los artistas participantes fue no hacer el registro “fetiche” de una casa, ¿cuál es la representación de la arquitectura de la que estás tratando de salir y cuál es el problema con ella?

RV: En primer lugar, creo que hay una idealización de lo construido. Uno puede pensar que la arquitectura son las cosas más físicas, los muros, las ventanas, incluso la distribución o la forma, en general la representación de arquitectura se enfoca en eso y los muebles y las personas terminan adornando las construcciones. Pensaba virar el foco desde lo construido a la vida que pasa en esas construcciones, que son una plataforma para que ocurran interacciones sociales, eventos, para que las personas realicen su vida. Las personas y la vida tenían que ser el foco, y la arquitectura y la vista, el fondo. En segundo lugar, hay mucha fotografía de arquitectura donde la gente sale parada, casi como un robot, mirando a contraluz, o con muebles que son llevados específicamente para montar un ambiente, como en una producción. Quería sacar esa idea de producir algo, registrar con menos filtro.

Un tercer punto importante, es que hace rato venía trabajando en algunas preguntas sobre la flexibilidad en arquitectura. Hay dos aspectos del control, el del arquitecto en definir cómo se vive y el de la gente en definir más su espacio. Me planteaba salir del rol de definir cada uno de los lugares y entregar una plataforma donde la gente es activa. El cuarto y último punto es el paso del tiempo. La arquitectura se registra súper nueva, acá han pasado cuatro años y un poco más desde que se empezó a registrar la casa y esta ha ido cambiando, se ha ido reacomodando, pasó la pandemia. Todos estos registros fueron una posibilidad de incorporar esa complejidad futura.

RM: Tanto desde el diseño de la casa BC hasta en sus registros aparece el usuario, los habitantes de la casa en un rol importante, que casi nunca se registra, ¿qué piensas de eso?

RV: El usuario tiene que ser una persona activa dentro de la arquitectura, que toma decisiones, que tenga una participación creativa. Que la manera en que ocupe la casa no sea solo una serie de reglas predeterminadas. En esta forma el arquitecto va quedando en un rol más de estrategia que definitorio. En algún minuto yo planteaba que la idea de poner muebles en un lugar puede cambiar todo, hoy más que nunca, si pones una mesa y una silla inmediatamente es un escritorio. Los muebles a veces determinan más lo que pasa en los lugares que los recintos, uno como arquitecto puede definir y las personas a través del uso de elementos, de cosas, de la decoración, hacen una parte importante.

Lo que yo planteo es cómo uno puede pensar en procesos que son mucho más colaborativos y abiertos, donde las decisiones sean compartidas y el resultado se da porque hay muchas personas colaborando por un mismo fin, en vez de alguien siguiéndolas.

RM: Así como planteas el diseño de una casa como un proceso colaborativo, también One Obstruction sigue esta metodología, ¿qué aportó al proyecto el registro multidisciplinario y las diversas miradas desde lo audiovisual?

RV: Cuando partí el proyecto con esta pregunta, que era esta única restricción, tenía una idea de lo que no quería que fuera, pero no tenía mucha idea de lo que quería. Hablé con varias personas con que compartíamos el diagnóstico y nadie tenía muy claro qué podía ser una solución o una alternativa. Siento que el proyecto es un poco eso, ‘está este tema y qué podemos hacer con esto, ¿qué se le ocurre a un fotógrafo, a un artista visual, a alguien que viene del documental?’. A Bruno Salas (documentalista de “Escapes de Gas”) le llamó la atención el hecho de que cuando las personas ubican muebles en un espacio es un acto creativo, entonces registró la mudanza, el acto creativo de los usuarios con la casa como de fondo. Ese cambio de foco que fueron aportando cada uno de las visiones desde las distintas disciplinas creo que puede ser la reflexión del proyecto en general. Me parece que fue clave que participara gente diversa y que la invitación fuera a responder una pregunta o reflexionar acerca de una pregunta, era un encargo abierto en ese sentido, traté de que tuvieran bastante libertad, no me parecía muy interesante responder la pregunta antes de hacerla. Pensaba que podían tener una respuesta diferente, inesperada.

RM: ¿Tienes nuevo proyectos en esta área más teórica o reflexiva de la arquitectura?

RV: Los últimos proyectos que he estado haciendo se relacionan con pensar la disciplina, la arquitectura, como una forma de pensar o reflexionar sobre lo construido o el territorio y no solamente como una forma de dar soluciones a problemas. Estos proyectos más experimentales, más artísticos los he tratado de vincular a la docencia o la academia, escribiendo textos, o ahora que estamos haciendo un libro de entrevistas a partir del podcast “Cómo Operar” que está en Spotify y que realizamos con el Núcleo Lenguaje y Creación de la UDLA. Son proyectos en paralelo a lo que uno se supone uno hace en una arquitectura más tradicional. Es una práctica ampliada, sumar intereses y reflexionar sobre preguntas, sobre temas, vinculado a la academia y a una forma de trabajar multidisciplinaria. En general son nuevas formas de repensar lo construido.

One Obstruction es un proyecto de Rodrigo Valenzuela Jerez/(E)StudioFutur@, organizado en conjunto con el Núcleo Lenguaje y Creación de la UDLA y Barco Galería.

* Para este proyecto Valenzuela fue inspirado por el documental “Five Obstructions” de Lars Von Trier, un verdadero ejercicio sobre la práctica cinematográfica, en el que pide al cineasta Jørgen Leth rehacer su película “The Perfect Human” en distintas versiones bajo cinco condiciones distintas.

One Obstruction: Otras (nuevas) formas de registrar la arquitectura

Site Visit ©Emilio Marín

One Obstruction: Otras (nuevas) formas de registrar la arquitectura

En Uso ©Macarena Álvarez

One Obstruction: Otras (nuevas) formas de registrar la arquitectura

Ejercicio BC ©Sebastián Mejía

atrás adelante

Contenidos relacionados